dientes sanos

Si tomamos vino no importa si es tinto o blanco, es un elemento esencial en muchas cenas, fiestas o simplemente un escape. Obviamente luego de beber una o varias copas es fundamental el uso del cepillo y hilo dental. Por lo tanto, según el estudio que se llevó a cabo por investigadores del Centro Médico (Alemania), confirmaron que quizás no es una buena idea usar el cepillo de dientes tras haber tomado vino. Confirmaron que la acidez del vino daña el esmalte dental, por lo tanto se necesita tiempo para recuperarse y no terminar siendo aún más desgastado por el cepillado dental.

Brita Willershausen, directora de esta investigación publicó en la revista Nutrition Research, “nuestros resultados demuestran que los vinos blancos tienen una degradación aún mayor que los tintos. También alertó que el consumo frecuente de vino blanco puede conllevar una degradación dental aún más grave”.

La solución sería “el queso”
¿Por qué el queso?

Por que para evitar el desgaste del esmalte dental hay que combinar el vino con queso. El queso o cualquier tipo de queso contiene una gran cantidad de calcio, y cuando se combina con la saliva, se neutraliza los efectos del vino enfocado a nuestro esmalte dental.

Brita Willershausen, comentó “que la tradición de digerir diferentes tipos de quesos en el postre o con el vino podría tener un efecto beneficioso para nuestra salud dental en la prevención del desgaste dental, ya que cualquier tipo de queso contienen una gran concentración de calcio”

Volver

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: